Voz de gladiolo

Voz de gladiolo

Hoy me he despertado con un agudo dolor en el pecho. Mi brazo izquierdo no hormigueaba y mi espalda parecía soportar su carga habitual sin excesos extras. Pero la sensación de angustia era cada vez más enérgica.

Al llevarme la mano al corazón he notado que los latidos hablaban con incoherencia. El ritmo estaba roto. Cada uno palpitaba con su caprichosa melodía bipolar.

He cerrado los ojos un segundo solo para descubrir qué era lo que sucedía: faltaba el compás de tus palabras, faltaba tu cadencia. Esa que se corresponde con mi armónica demencia. Faltaba tu esencia y me sobraba tu ausencia. Si las voces se definen por colores, la tuya es del tono de los gladiolos que han sobrevivido a sus (t)errores.

© Sara Levesque 2020

2 pensamientos en “Voz de gladiolo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .