Bohemia… te adoro

-Madrilear.

-Chasquear los dedos por la calle.

-Abrir el corazón sin prisas ni miedos.

-Comernos a versos.

-Fumar de madrugada.

-Café solo, a todas horas.

Musa, Moca y Cigarros.

-Sabina y su voz rasgada.

-Cantar a pleno pulmón en la ducha.

-Los días de inspiración.

Besayunar.

-El chocolate.

-Tu cuerpo.

-El chocolate sobre tu cuerpo.

-Escribir sin pensar.

-Los días de frustración.

Un atardecer en el templo de Debod.

-Picnic con el horizonte.

-Un musical en primera fila y cantar con las actrices.

-Voz rocosa.

-La muerte del dolor.

-Querer hacer el amor.

-Zurcir la cicatriz a base de polvos.

-El corazón sobre la razón.

-Diferencia, arte, feminismo.

-Vestir de colores llamativos.

-Boina francesa desafiando a la gravedad.

-El pelo revuelto, anárquico, caótico.

-No ser una oveja más del montón.

-Vivir “hoy” por si es mi último día.

-El amor, el arte y el amor al arte.

-Reggae de Mishka.

La esencia de la Bohemia pura.

-Y tú.

© Sara Levesque 2017