Es cupido

Es cupido

Quería llorar, pero mis lágrimas eran impotentes.

Quería escribir, pero no me quedaba tinta en las venas.

Quería muchas cosas y solo obtuve espeso silencio saciado de conjeturas.

Me encantaba escribir. Me encantaba escribirla. Aunque me costase la cordura.

Pronto, quizá antes de lo esperado, me tomaré unas copas con otra artista desencantada, una amiga engatusada, a la salud de las puñaladas del imbécil de Cupido, que más que tirarnos flechas, se pasa la vida escupiéndonos sal en nuestras respectivas brechas.

© Sara Levesque 2021

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.