Té boliviano

Té boliviano

Echo en falta los besos con los que nunca nos hemos acariciado. Y los murmullos que empezaban en nuestras pupilas y seguían con los dedos susurrando(nos) poemas a roces.

Echo en falta la taza de té número 9.171 que nunca te he preparado y la obra de teatro que no alcanzamos a poner en pie, la que se nos tropezaba todo el rato.

Echo en falta tantos recuerdos que solo surgieron en mi corazón… que por cada uno de ellos perdí la razón.

Echo en falta enamorarme de una persona y no de una emoción.

Echo en falta compartir la cama, la ducha, la encimera o el suelo con tu cuerpo y conocernos a orgasmos. Y después de follar, hacer el amor.

Echo en falta que rías conmigo y que me mires a hurtadillas.

(Te) echo en falta incluso cuando nunca te he tenido.

Siempre hay tiempo para dejar de echar en falta. Lo que más echo en falta es no pensar en ti y dejar de pasear por un recuerdo en el que mi muerte no tiene fin.

© Sara Levesque 2021

2 pensamientos en “Té boliviano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .