Transmutación

Transmutación

Acariciar el libro que me recomendaste es como acariciar el aroma de tu textura. El libro está bien en sí, pero no como para releerlo. Lo busqué porque tú me lo dijiste. Porque aseguraste que me encantaría. Porque el hecho de que me revelaras que yo, una escritora desconocida, la cara oculta del montón, era «la nueva Lucía Echeverría para ti», logró sacarme una sonrisa tan inmortal como el viento.

Al pasar las páginas es como si leyera las caricias de tus manos. El instante no puede ser más poético…

Y si algún día me quedara ciega, me extirparía las pupilas y las colocaría en mi Corazón. Así podría recordar hasta la eternidad que, gracias a tu dulzura y bondad, me enseñaste a creer de nuevo en la felicidad.

Lástima que haya llegado el momento de despertar desde el vaivén de la frialdad.

© Sara Levesque 2020

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.