Bécquer tenía razón

Bécquer tenía razón

Bécquer tenía razón

Trasmites una sensación parecida al arrullo del mar. Es como si estuvieras sentada sobre sus aguas con las piernas estiradas, chapoteando parsimoniosa, con tu espalda apoyada en el horizonte, recostada en la Vida. A veces dejas entrever tu lado más travieso y alzas la mano al cielo para hacerle cosquillas a las nubes. A ellas les gusta tanto que lloran de la risa sobre el mundo. Cuando se calman y marchan a descansar, vuelves a bajar los dedos y los introduces dentro del océano, meciendo su néctar con un vaivén melodioso. Entonces, y solo entonces, es cuando yo, desde la orilla, entiendo el significado de la palabra POESÍA.

© Sara Levesque 2020

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.