Verde, negro, verde, negro

verde, negro, verde, negro

Verde, negro, verde, negro

Feliz porque mis sentimientos ya no amaño.

Dichosa por comprobar que yo sola me las apaño.

Afortunada por no dejarme arrastrar por ningún engaño.

Contenta de tropezar, caerme y porque, desde el suelo, yo misma me regaño.

Jubilosa por derretir de mi Alma su escudo de estaño.

Alegre por apreciar la lección detrás del daño.

Satisfecha de ser capaz de enjugarme las lágrimas con cualquier paño, ya sea el de textura sedosa o el que uso para limpiar el baño.

Entusiasmada por saber subir y bajar cualquier peldaño.

Complacida por hacerle frente a los rechazos, que con mis dedos araño.

Eufórica de que en este viaje yo me acompaño.

Tranquila por ser la oveja diferente del rebaño.

Radiante por sentir la emoción de que te extraño.

Risueña por no importarme acabar como un ermitaño.

Muy gozosa de que, a pesar de los infartos emocionales, mi Corazón no se exprese con latidos tacaños.

Le pido al 2020 que esta felicidad me dure todo el año.

 

© Sara Levesque 2020

3 pensamientos en “Verde, negro, verde, negro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .