Arrugas

arrugas

Arrugas

No sé por qué a la gente le molesta tener arrugas. Ellas son como la veteranía de tu biografía, no se trata de una fuga. Cicatrices contando una historia de final feliz, surcos que tus lágrimas enjugan. No reflejan dolor sino todo lo contrario: Vida que aún madruga. Narran el avance del tiempo, sea veloz o a paso de tortuga. Esculpen en tu cara que has sonreído incluso cuando sientes tu existencia tan flácida como una hoja de lechuga.

Ponte ante un espejo, mira hacia abajo y verás que, entre tus piernas, no se cobija una escoba ni a tu nariz le nacen las verrugas.

No le temas a las arrugas, solo preocúpate de no vivir arrugada, así que apechuga.

© Sara Levesque 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .