365 besos en 4 abrazos

365 besos repartidos en 4 abrazos

365 besos en cuatro abrazos

Cuando me acerco a repetir la misma mala jugada de antaño, ridiculizo a la experiencia con un magistral caño. Es mi vida, son mis reglas y, si se me antoja, las amaño. Es verdad que a veces te extraño; luego recuerdo tus dudas de tono huraño, me bastan para protegerme y que no me vuelvas a hacer daño. Si aprecio que voy camino de cometer errores del pasado, me regaño y pongo el pie en otro peldaño.

Mi etapa favorita es la que conserva aroma a castaño. Ahí es donde siento que tu Corazón es menos tacaño. Pero antes que hundirme de nuevo en el hoyo del desengaño, prefiero conservar mi energía morando como el más solitario de los ermitaños.

Hay 365 días en el año y cuatro estaciones para elegir si querremos ser felices y que esta vez me creas cuando aseguro que te acompaño. 525.600 minutos para aprender a enjugar las lágrimas en cualquier paño, ya sea el que se usa para limpiar el baño o el que empleo contigo, con el que nunca te araño.

Ya no me siento una oveja más del rebaño, vivo descarriada a los ojos de los demás pero a los míos no me engaño.

© Sara Levesque 2019

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.