Tantos motivos como parpadeos

tantos motivos como parpadeos

Tantos motivos como parpadeos

Quizá sea porque cuando me merezco un vete a la mierda, estás odiosa, tú respiras profundo y me susurras te Amo, Patata perezosa. Acaso puede ser porque siento tu compañía incluso cuando estás tan encerrada en tu mundo de energías que te olvidas de acordarte de mí y ni te nace darme los buenos días con un gesto pequeñín.

Tal vez sea porque me gusta tu risa y tu mal humor, porque cuando tus palabras desenvainan su cruel aguijón, no te guardo ningún rencor. O porque vives alegre 360 días al año y solo cinco de daño. Probablemente sea porque, cuando pienso en tu ausencia dentro de mis días, solo acierto a sonreír con las encías. Porque cuando me pregunto ¿cómo es que le gusta compartir conmigo su Vida?, basta con mirarte y me siento (cor)respondida.

Podría darte tantos motivos como parpadeos caben en un vistazo. Es posible que la razón principal sea que mi mejor Arte afloró sobre la musicalidad de tu piel al natural.

© Sara Levesque 2019

Un pensamiento en “Tantos motivos como parpadeos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .