Mi esencia no se disfraza

mi esencia no se disfraza

Mi esencia no se disfraza

A veces siento que soy la mezcla de todos los países y razas; soy única en mi especie, mi esencia no se disfraza.

De origen español, donde nació mi primer verso, soy la mano desértica de Atacama pidiendo compasión al Universo.

Me muevo con la parsimonia del sur de América, soñadora habitante de una isla quimérica.

Misteriosa igual que la Antártida, a veces tanto como la tierra más árida.

De puntualidad germánica pero no cuadriculada, igual que el orden de los edificios en Praga mi cabeza está bien amueblada.

Perezosa como el animal más vago de la selva amazónica, admiradora del lenguaje en todas sus formas fónicas.

Contadas son las ocasiones en que explota mi placa tectónica, no soporto el dance ni la música electrónica.

Disfruto con platos picantes mexicanos o chilenos, no me gusta el pescado crudo aunque me aseguren que está bueno.

Los pocos nervios que me ponen el cuerpo del revés los compenso con un sosiego parecido al de vivir al final del pueblo groenlandés.

La respiración de mis letras florece por las calles empedradas de Italia y Francia; si no se llegan a conocer en todo el mundo, para mí, ya no tiene importancia.

Mis deportes favoritos se salen de lo corriente, desde escalada hasta esgrima y cualquiera que vuelva a mi sangre un líquido ferviente.

Sueño con bucear con los tiburones de Oceanía, puede parecer absurdo pero ese lugar no es ninguna manía.

Mis interminables momentos de meditación se asemejan al proceso zen originario de China y Japón.

Tan silenciosa como un monje tibetano, eso no significa que esté enfadada y evite tenderte la mano.

A veces mi carácter puede parecer frío Finlandia; en realidad, es tan tímido como si viviera en el lugar más remoto de Islandia.

Me atrae la cultura egipcia y los enigmas que aún están por descifrar; el atractivo del resto de África, desde Cabo Verde hasta Madagascar.

 

Soy única en mi especie, mi esencia no se disfraza; ¿qué te parece si, de una vez por todas, nos quemamos las mordazas?

© Sara Levesque 2019

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.