Café, café

café, café 1

Café, café

En Santa Cruz hay muchas opciones para comprar un café. Me decidí por el que preparaba una señora con aspecto de “buena Madre”. Una mujer de manos acogedoras y ojos profundos cargados de Amor. De gestos tan serenos como los de un cuidador. Le di los “buenos días” y después mi elección: tres de azúcar y dos de café, por favor.

Aunque siempre pido la misma cantidad, hoy fue diferente. Su sabor era distinto, exquisito. No recuerdo cuándo fue la última vez que tomé un café preparado con tanto Amor. Un café cargado de dulzura con olor a abrazos, de aroma tranquilo, de perfume que Apapacha, de esencia que calma.

Mi Corazón no se equivoca. Escogí el mejor café del día. Cuando digo “el mejor”, no me refiero al café de exportación o al más caro del mercado… El mejor es ese café preparado con el Corazón.

Gracias por la inspiración.

Junto a ti, el café sabe mejor.

© Sara Levesque 2018

café, café 2

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.