Momentos

momentos

Momentos

Mi idea de una cena romántica no es un restaurante lujoso con protocolo, velas y tenedores para la ensalada. No es ponerse un vestido elegante con tacones que apuñalen el suelo. Ni siquiera música de violín que amenice la velada. Para mí no hay nada más romántico que una mirada que brille tanto como para dejar ciego al resto del mundo. Vestirnos con los pies descalzos y ropa que fluya por la piel. Cenar una hamburguesa en la playa con el mar de fondo tocando sus melodías. ¿Y la luz? O dos inciensos clavados en la arena o tus ojos, que también iluminan.

Creo que no necesitas un mantel blanco ni copas de cristal para ser feliz. Creo que tu naturalidad encaja a la perfección con mi sencillez, simplificando los momentos hasta extraer su esencia. ¿Somos dos locas en un mundo de cuerdos, o dos cuerdas en un mundo de ahorcados?

Contigo ya no me siento más sola que la Luna. El día que aprecié más tu Felicidad fue una noche a orillas del mar, bajo un techo de estrellas por el que me enseñaste a caminar.

© Sara Levesque 2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .