(T)errores

(T)errores

(T)errores

Una vez casi dejé morir a una niña… Era una pequeña cargada de ilusión. Me quedé petrificada contemplando su agonía. Fui demasiado débil. Me sobraba el miedo. Pude impedir gran parte de su daño pero preferí mentirme y mirar en blanco.

Con el paso del tiempo, mis mentiras crecieron como crece la mala hierba en el cemento: de manera irracional. Llegué a odiarme por ello. Me lamenté, grité hasta ensordecer al silencio, y golpeé el aire de furia, de rabia, de impotencia… Era un berrinche hueco que no se sostenía por ningún lado, que se tambaleaba como ese juego de piezas de madera que forman una torre, y hay que quitarlas hasta ver a quién se le derrumba. Solo que yo las apartaba a puñetazos. Creo que se llama “Jenga”…

Y cuando me rompí los nudillos de tanto golpear el vacío, opté por buscar un color diferente al negro. Me asomé a la ventana y busqué mi camino preferido. MI camino. Ese que perdí aquel día. Pude rescatar el rumbo de mi vida y ya no me siento culpable de asesinato.

Una vez casi dejé morir a una niña. A la niña que vivía en mi interior.

© Sara Levesque 2017

3 pensamientos en “(T)errores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .