Porque te guardé en silencio sin olvidarte

porque te guarde en silencio sin olvidarte

Porque te guardé en silencio sin olvidarte…

Cuando es de madrugada y la ciudad duerme, yo te sueño despierta.

Me asomo a la ventana, con ganas de dejarme caer. No lo hago, por el cariño que un día me tuve. Enciendo un cigarro, convenciéndome de que será el último y luego lo dejaré. Y me lo creo.

Susurro tu nombre a la noche. Porque te guardé en silencio sin olvidarte. Porque no sé qué me atrapó antes, si la poesía o tu corazón. Si las palabras o tu sonrisa.

Escucho un ruido. La mujer dormida en mi cama, y que me ha hecho gritar de placer poco antes, ya no me interesa. Sin saber por qué, me molesta. Quiero que se vaya, que me deje en silencio, con mi dolor. Porque ha vuelto. Porque nunca se ha ido.

En esa quietud, mientras decido si me tiro o no, recuerdo las eternas noches de pasión junto a ti, tan mágicas, morbosas, y completas como tú. El perfume de tu piel, parecido al olor del mar. Y tu provocadora concha, nacarada y preciosa.

Pienso que el polvo rápido que acabo de echar con “como se llame” no tiene comparación contigo.

Podría pasarme todas las noches del mundo en la ventana, dibujando tu rostro a través del humo del tabaco… Si no me tiro antes, claro. Lo cierto es que te hice arte.

Cuando regreses, no me vuelvas a decir otro silencio.

© Sara Levesque 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .