Curvas

curvas 2

Que tu curva más provocadora, la que más me excita, de la que siempre quiero averiguar su sabor, no es la de tu delantera, ni la de tus posaderas, ni siquiera la más cóncava de tu cuerpo. No. Es tu sonrisa. Así que cuídala para que siga siendo curva, no vaya a ser que se te olvide y acabe perdiéndose en una recta infinita.

 

© Sara Levesque 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .