Hay muy poca vida

hay muy poca vida

Hay muy, pero que muy poca vida. En esa vital escasez, siempre giramos por donde menos conviene. Como irónica casualidad, tropezamos con cualquier persona conocida. Salvo en tu caso, que no tropiezo contigo ni aunque desapareciese el resto del mundo, y solo quedásemos tú y yo sobre el planeta. Creemos que elegimos el “camino correcto”, y lo único que tiene de correcto es que lleva a algún sitio, pero no al que queremos ir. La mayoría de nosotros decimos una cosa y ponemos nuestra vida rumbo a lo contrario. Eso es así.

 

© Sara Levesque 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s