Me pasa una cosa rara contigo

me pasa una cosa rara contigo

Tú tienes novia. Yo también. Pero cuando te miro, siento unas ganas terribles de besarte y descubrir a qué sabes. ¿Por qué siempre caigo con mujeres imposibles? Me encantaría atreverme. Ver si me respondes tal y como lo he imaginado. Hacerte el amor, solo yo, para que tú no tengas que hacer nada salvo disfrutar.

Sería capaz de besarte ahora mismo, por ejemplo. Mirarte a los ojos, buscando tus labios. Sin miedo. En mitad de la calle, con la gente abriéndose paso a codazos a nuestro lado.

Mi coraje solo me alcanza para besar el cigarrillo o el lapicero mientras tecleo esto, y soñar con que ese momento no tarde mucho en llegar.

Me encantaría atreverme. De verdad. Será mejor que no. Entonces, le doy la vuelta al pensamiento y a mis pies, hago un cambio brusco y te beso, revelando mi delito. Te confieso que creo que me estoy enamorando de ti. En realidad, estoy convencida; lo maquillo para no causarme mucho daño. Sé que no puede ser porque eres de otra. Eres imposible. Y eso es lo que me enloquece. Si no, sería demasiado fácil, demasiado bueno. No tendría atractivo, riesgo ni aventura. Me quejo, sí. Aunque debo admitir que me encanta en el fondo sentir el amor imposible acariciándome el corazón.

 

© Sara Levesque 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s